Venimos trabajando y actuando de un modo en el que creemos que los recursos son ilimitados, en el que suponemos que las consecuencias de nuestras acciones no influyen; priorizando la maximización de la riqueza, la concentración del poder y del conocimiento, sin tener en cuenta otros factores.

Hoy, evidenciamos que esta forma de “hacer negocios” pertenece a un viejo paradigma, es antiguo y está mal. Estamos convencidos que las ganancias económicas son consecuencias del buen actuar, de hacer las cosas bien, entiendo por “bien” a aquellas acciones que se toman poniendo al medio ambiente y las personas en el centro; a través de una visión ecosistémica del todo.

El planeta ya no aguanta más nuestros estilos de vida. Nos demuestra que el pensamiento lineal, extractivista y de concentración y maximización sólo “beneficia” a unos pocos (en el corto plazo), perjudicando a muchas otras personas, comunidades y especies.

Es momento de toma acción en el asunto y comprender que detrás de cada decisión, de cada compra, podemos hacer del mundo un lugar mejor,… o peor.

Desde Solhé, apostamos principalmente a la transformación de la matriz energética haciendo uso de la principal fuente de energía renovable, que sale todos los días para ser aprovechada, la Solar.

Actualmente, la matriz energética tiene una gran huella de carbono detrás, la cual queremos que se transforme hacia una proveniente de fuentes renovables y limpia.

Aprovechando el potencial del Sol podremos, en gran medida, realizar dicha transformación.

Imaginamos un mundo en el que cada acción y decisión que tomemos tenga como consecuencia, una mejora hacia el ecosistema (desde un aspecto ambiental, social y cultural). Dejemos de pensar en la compensación de lo negativo, en buscar la neutralidad o hacer el menor daño posible; cuando entendamos y estemos dispuestos y dispuestas a tomar decisiones que nos permitan ganar-ganar, comenzaremos a transitar este cambio y nuevo paradigma tan buscado del BUEN VIVIR, y de esa manera, nos permitiremos habitar un planeta más humano, primando la confianza entre quienes nos rodeamos, con empatía como valor principal. Ese será el punto de inflexión para emerger desde este nuevo paradigma.