Debido a sus nueve horas pico de luz natural en verano, Mendoza es una de las provincias con mejor calidad de luz solar de Argentina para generar energía. En esta nota hablamos con especialistas para que nos cuenten los beneficios y la importancia que tiene aprovechar, de manera consciente, este recurso natural.

La Ciudad de Mendoza se vuelve cada vez más sostenible y sus habitantes acompañan este concepto con acciones. En Mendoza, no sólo hay mayor cantidad de horas de sol en el día, sino que es una tierra que cuenta con condiciones climáticas muy favorables llegando a 3000 horas de sol al año. Una locura si se piensa en la cantidad de beneficios que esto representa si se es consiente, responsable y aprovecha lo que la tierra del Sol y del buen vino nos ofrece sin pedirnos nada a cambio, sólo compromiso.

Son incomparables e indiscutibles los encantos de la Capital Internacional del Vino, y sus bondades naturales deben ser conocidas para que grandes, adolescentes y niños incorporen en el camino a la sustentabilidad. 

Para explayar los datos expuestos y reafirmar conceptos, hablamos con voces autorizadas que, desde muy pequeños entendieron que al medio ambiente se lo respeta y se lo cuida, pero por sobre todo incorporan en cada acción que realizan, el concepto de conciencia ecológica.

La voz de los expertos

Nicolás Giorlando Catania, uno de los socios fundadores de Solhé, marca dedicada al diseño e instalación de sistemas integrales de energía solar es licenciado en Administración y magister en Negocios Internacionales. Hace siete años arrancó con Solhé, como proyecto de tesis de su carrera en la UNCuyo. Desde allí, la empresa local no ha parado de crecer.

Lo primero que nos contó Nico, fue que “Mendoza es ideal para la energía solar por su gran cantidad de días soleados que tiene en el año; por las pocas precipitaciones; por su buena radiación solar (de las mejores de Argentina), y por la cantidad de horas de luz al día que ofrece, superando las catorce en verano”.

Desde su fuerte compromiso con la ecología y el cuidado del ambiente, Giorlando comentó que “el sol es una fuente de energía inmensa, la cual debemos saber usar”. ¿Cómo? El licenciado explicó: “Hay formas muy sencillas de aprovechar el sol: dejar entrar su luz todos los días a las casas, oficinas, ambientes educativos o cualquier espacio, siempre protegiendo la piel frente a los rayos UV”. Además -dijo-, “también puede utilizarse en sistemas que la aprovechen y la transformen en energía eléctrica o térmica”. En este sentido, actualmente los usos de sistemas solares más reconocidos tanto en casas como empresas son los termotanques solares y los equipos fotovoltaicos.

En cuanto al rol de los adolescentes, Nico indicó que “promover en todas sus formas y de una mejor manera el aprovechamiento del sol es tan fundamental como cuidar el patrimonio público y privado donde hay paneles”. Y agregó: “Los jóvenes son los más conscientes en el uso de la energía, por lo cual cumplen un rol fundamental en la racionalización de los consumos y cuidado del medioambiente”.

Sebastián Fermani, licenciado en Gestión Ambiental y experto en el manejo y conservación de recursos naturales, es también director de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Ciudad de Mendoza. Su experiencia, trabajo y conocimientos, lo convierten en una voz autorizada para referirse al tema. El experto aseguró que “hay una necesidad de consolidar ciudades resilientes, capaces de construir mejores formas de aprovechamiento de los recursos naturales para lograr conductas sostenibles y promover el bienestar de los ciudadanos”. Manifestó además que “la adaptación en el funcionamiento de nuestros sistemas urbanos a la principal fuente de energía del planeta resulta una tarea estratégica”.

Entendiendo a la salud y bienestar como ejes de una ciudad sostenible, es importante mencionar que los procesos físicos, mentales y biológicos se encuentran condicionados a la luz solar, traduciéndose en mejores niveles de rendimiento en nuestro comportamiento. En este sentido, Fermani expresó: “Respetar la relación luz-oscuridad es fundamental para garantizar un adecuado descanso y bienestar. Adecuar las franjas horarias a nuestras tareas de trabajo, estudio, compras, ejercitación, recreación y disfrute familiar, implica un paso fundamental en nuestra organización diaria”.

Luego de toda esta data, aprovechar la gran carga energética que tiene la Ciudad de Mendoza es urgente para garantizar, entre tantas otras cosas, el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.

Fuente: ciudaduniversitaria.gov.ar